Muere paciente que recibió trasplante de riñón de cerdo

48

Una mujer que recibió un trasplante de bomba cardíaca mecánica y un riñón de cerdo modificado genéticamente en un hospital de Nueva York y que, 47 días después tuvo que ser extirpado, falleció el pasado domingo 7 de julio, según informó su cirujano a los medios.

Lisa Pisano, de 54 años, se convirtió en la segunda persona en recibir un trasplante de un riñón de cerdo editado genéticamente, diseñado para aumentar la compatibilidad entre el injerto de cerdo y su receptor humano, el pasado 12 de abril. Sin embargo, el órgano experimentó fallos debido al flujo sanguíneo limitado, por lo que tuvo que ser extraído el 29 de mayo.

Además del riñón de cerdo, Pisano de Nueva Jersey recibió una bomba cardíaca ya que padecía de insuficiencia renal y cardíaca. No habían pasado dos meses cuando su nuevo riñón tuvo que ser extirpado por verse afectado por un flujo sanguíneo irregular relacionado con la bomba cardíaca, lo que le obligó a regresar a diálisis.

Más noticias: Hallan 104 serpientes escondidas en pantalón de un viajero en China

“No se pueden subestimar las contribuciones de Lisa a la medicina, la cirugía y los xenotrasplantes (que implica el uso de órganos de otras especies). Su valentía dio esperanza a miles de personas que viven con insuficiencia renal o cardíaca terminal que pronto podrían beneficiarse de un suministro alternativo de órganos“, según su cirujano Robert Montgomery.

Debido a la insuficiencia cardíaca de Pisano y a su enfermedad renal terminal que requería diálisis de rutina, no pudo recibir un trasplante estándar, dijo NYU Langone en un comunicado de prensa.

El riñón de cerdo que recibió fue modificado genéticamente para evadir los anticuerpos humanos, que normalmente detectan y atacan a los órganos extraños. La glándula timo del cerdo, que desempeña un papel en la inmunidad, se colocó debajo de la cubierta del riñón de cerdo para ayudar aún más al cuerpo de Pisano a aceptar el órgano.

Sin embargo, el riñón fue extirpado en mayo después de que se determinara que “ya no contribuía lo suficiente como para justificar continuar con el régimen de inmunosupresión”, dijo Montgomery en ese momento.

La primera persona en recibir un riñón de un cerdo genéticamente modificado fue Richard Slayman, de 62 años, el pasado marzo en Massachusetts, pero murió dos meses después.

Por redacción

Editora: Diana González

Te recomendamos