Funcionario de San Andrés, agresor de mujeres

602

Por Patricia Estrada

Solo 60 días de noviazgo y “Majo” vivió el terror de ser sometida, jaloneada y golpeada por su novio Gerardo N. actual funcionario municipal en San Andrés Cholula, de 30 años.

Tardaron seis meses para formalizar la relación y el buen trato que mostró durante la amistad cambió rápidamente. En combinación con el consumo de alcohol comenzó a llenarse de dudas, celos, gritos y reclamos.

Pero el domingo 9 de mayo fue el día más atemorizante en la vida de esta joven de 23 años de edad. Después de acompañarlo a un partido de béisbol, como fiera empezó a reprocharle su falta de compromiso en la relación. Ella intentó tranquilizarlo mientras conducía su auto, sin embargo al llegar a la casa de Gerardo, todo empeoró.

Le arrebató su teléfono celular, le quitó las llaves de su coche y la bajó a empujones hasta meterla a su casa “Me aventó contra la pared y cerró el portón” –dijo-.

Majo sabía que Gerardo vivía con su mamá y hermanos pero ese día la casa estaba vacía. Una vez adentro se le fue encima, le agarró las manos y el cuello e intentó besarla bajo amenaza de que no iría a ningún lado.

Tras abofetearla, Majo intentó salirse pero volvió a someterla y llevarla hasta una de las habitaciones donde quería encerrarla, sin embargo logró llegar hasta la sala pero ahí la joven se golpeó las costillas con un sillón de madera y fue sometida nuevamente.

Te puede interesar: ¿Nuevo frente político anti AMLO?

“Su mirada era descompuesta, sentí mucho miedo porque en dos ocasiones fue a la cocina, pensé en todo, pero en ningún momento me iba a dar por vencida”.

Al principio Majo rogó por su vida pero en el último forcejeo le gritó ¡Pégame, ya no quiero nada contigo! Segundos después, ella lo pateó para salir corriendo de la casa. Él logró alcanzarla y en un nuevo intento por detenerla, una chica en la calle preguntó a Majo si necesitaba ayuda, a lo que asintió. Fue entonces que Gerardo N, decidió retirarse.

Majo fue amenazada con el clásico de los cobardes “No sabes con quién te metes” pero ella decidió contar su historia para decirle a su agresor que cuenta con el respaldo de su familia. En la siguiente entrega les platicaré por qué se fue decepcionada de la atención recibida en la Fiscalía del Estado.

Por lo pronto quiero decirle a Gerardo N. que Majo no está sola y que su cargo de servidor público en San Andrés Cholula tampoco me intimida.